Director General: Feliciano Zapata                                                                                                                            Gerente: Antonio González Martínez / Ciudad de México / Teléfono: 55 7666 8130/ E-mail contacto@enteratemexico.com

Martes, 03 Diciembre 2019 16:22

“Atrapados, atorados y dos armas humeantes” Destacado

Escrito por Peter Gwillim | @ElPeets
Valora este artículo
(0 votos)

12032019 Marcha antipeje

El título es la traducción de una película de Guy Ritchie. No viene al caso la trama, pero el título me pareció pertinente. El domingo primero de diciembre se dieron dos manifestaciones colectivas en la Ciudad de México. Una era para mostrar apoyo al presidente López Obrador y la otra, para expresar descontento ante el actuar de esta administración. En ambas se presentaron acciones que no abonan en nada a la armonía o siquiera a una confrontación sana de estas dos posturas. El acarreo, el dispendio y el uso de cuentas oficiales de instituciones públicas para la convocatoria al evento obligan a pensar en el uso del aparato del estado para “llenar el zócalo” y por ende hacen recordar las prácticas del PRI. El extravío de las consignas, la falta de claridad en las propuestas y el acompañamiento a la marcha de líderes partidistas (aún en calidad de ciudadanos, sin memebretes o insignias) habilitó que a esa otra marcha se le llamara, aparte de Fifí, conservadora, partidista y consecuencia del enojo de las élites perdiendo privilegios.

La división ya es profunda. Los vituperios provienen de ambos bandos, la estridencia de la confrontación confunde, el énfasis parece estar en las notas de color que nos hacen perder el foco de lo que debería ser más importante.

Aquí es donde el título comienza a describir nuestra situación. Atrapados en sus posiciones, endureciendo los extremos. Al atorarnos en este endurecimiento de posiciones irreductibles, se inhabilita el diálogo o lo dificulta mucho. Y las dos armas humeantes podrían ser la alegoría de los dos bandos atacándose diariamente. Las agresiones verbales hacia el periodista Irving Pineda quien fue violentado e impedido de realizar su labor periodística en la marcha del zócalo así como la expulsión de Hernán Gómez de la marcha de Paseo de la Reforma, podrían dar cuenta de las agresiones de cada uno de estos bandos.

Entre las descalificaciones de unos y otros, entre la urgencia de tomar partido, por un lado, quienes hartos de la situación del país abrazan la esperanza de que este proyecto siente las bases de un cambio, creyendo en las palabras y las acciones de un solo hombre y por el otro aquellos que parecen ver en ese mismo hombre, la encarnación del mal con el proyecto de instaurar en México nada más y nada menos que una versión actualizada del comunismo.

Así, ambos lados parecen reduccionistas. Ambos lados presentan pocas propuestas o alternativas, se enfocan en la arenga y en señalar las debilidades del grupo contrario. Un bando llama al otro élite, conservadores y fifís cuya única preocupación real es que son corruptos o se han beneficiado de su posición y se sienten en peligro de perder su acceso a seguir siendo corruptos, clasistas y explotadores. El otro bando dice no encontrar congruencia, coherencia ni nigún beneficio a un año de que esta administración llegó al poder. Y aquí estamos, con una tendencia a que la “grieta” entre ambos se ensanche y se haga aún más profunda aunque nadie gana en esta dinámica.

El presidente desde sus plataformas desliza señalamientos y denosta a sus adversarios, mientras esta confrontación le ayuda mediáticamente para desviar la atención o la discusión a temas tan complejos como la inseguridad sin tomar última línea de la primera página, nuestro país tardará generaciones en resarcir los agravios o bien comenzar a sanar las heridas.

La oposición por su parte, se encuentra extraviada en sus propias formas, incapaces de articular un frente real, dispersos, reaccionando y sin estrategia para convencer a los ciudadanos de que pueden ser una opción para equilibrar la balanza en los juegos de contrapeso del poder.

Mientras no encontremos el terreno común, mientras nos enfoquemos en la defensa de nuestras posturas y el ataque a las de los otros, seguiremos atrapados, cada vez más atorados y con una atmosfera asfixiante por el humo de la confrontación.

Visto 67 veces Modificado por última vez en Martes, 03 Diciembre 2019 16:35