Opinión

EL RECUENTO DE LOS DAÑOS

 

Cuídate de los idus de marzo

Óscar Constantino Gutiérrez | @TheOCGlobal

 

Respecto a los hechos de hoy, sólo diré dos cosas: 1) la ilegalidad no se reclama con fechorías; y 2) la falta de empatía siempre le pasa factura a los gobiernos.

Así que no aplaudo el vandalismo y repruebo a un gobierno que cree que morirse o ser violentado es un asunto de mala fortuna, en lugar de ser resultado de su ineptitud e insensibilidad.

Pasemos a otra cosa. Las cajas chinas de López cada vez son más frecuentes porque el país se le está cayendo a pedazos. La última pifia en su larga cadena de tonterías fue poner en semáforo amarillo a gran parte del territorio nacional, cuando no se ha vacunado a la población y el coronavirus tiene nuevas variantes.

Mientras se siga muriendo la gente, no habrá recuperación económica posible. La política cicatera de la 4T (gastar lo menos posible, a ver si las cosas se resuelven solas con el tiempo) sólo puede tener consecuencias negativas.

Ya vienen las elecciones. Y seguramente mucho tonto volverá a votar por Morena y sus satélites: el obradorismo no es la enfermedad, es un síntoma de la imbecilidad, ignorancia y resentimiento que campea en México. No obstante, la mitad ociosa del padrón, esa que nunca va a las urnas, muy probablemente saldrá de su holgazanería y también emitirá su sufragio… porque ya sintió la incompetencia gubernamental en carne propia.

Como López Obrador se la vive en la política de patear el bote y hacer elogio de la garnacha, seguramente cree que, para el viernes, ya habrá conjurado otra crisis. En su cabeza, la fase aguda ya habrá pasado y los temas serán otros.

A semejanza de Julio César con su vidente, Andrés Manuel se ríe de la llegada de los idus de marzo, sin esperar a que acaben. La república tiene el alma envenenada y una parte considerable de la población está harta de la ineptitud rampante del régimen. Que las calendas y nonas de este terrible mes sólo hayan tenido crisis menores no implica que los problemas vayan a disminuir. En algunos estados, a la crisis económica, inseguridad y pandemia, se les ha sumado la sequía y, con ella, una mayor irritación social.

Los idus de marzo llegan hasta el viernes… y los tres meses siguientes se ven peores. ¿Al gobierno federal no se le ocurrió lo que iba a pasar si a la pandemia se le agregaba la escasez de agua? Este problema pudo evitarse: había dinero para presas, acueductos, trasvases y potabilización de aguas servidas, pero se gastó en refinerías inútiles, aeropuertos inmundos y trenes ecocidas. Ojalá este mes no le haga honor a su nombre…

Siguenos

Twitter

Encuesta

El cuadro de Francisco I. Madero que intervinieron las inconformes que tienen tomadas las instalaciones de la CNDH, ¿a usted?

Suscribase a nuestro boletín

reciba las noticias más relevantes

Redes Sociales / Boletín de Noticias

Search