Opinión

Transparencia política

 

Represión a la prensa

Erwin Macario | @erwinmacario

 

Contra los hechos de la prensa,
sólo pueden hablar los hechos de
la realidad.
Héctor Aguilar Camín/ La conspiración de la fortuna

 

Si no fuera una advertencia de lo que puede venir contra la libertad de expresión, un primer golpe abierto, artero, contra la libertad de opinión, podríamos decir que Héctor Aguilar Camín está viviendo algo que ni la fantasía de su pluma podría imaginar y mucho menos plasmar en una novela. La ficción ha sido superada en México por la realidad de un poder que, parece, no tiene límites.

Desesperado porque pierde la batalla en la opinión pública, en los medios, el gobierno de la autollamada cuarta transformación ha decidido endurecer su relación con la prensa que, considera “está en manos de nuestros enemigos”, como explica uno de los personajes de Héctor en La conspiración de la fortuna.

Ya no se trata únicamente de la agresión cotidiana contra los periodistas en el púlpito donde la “palabra de hoy” se ha mantenido como la regla dogmática del quehacer público federal y de los gobiernos estatales y municipales en su relación con los medios informativos, sino de poner un ejemplo, dar una advertencia a quienes mantienen una actitud de autonomía en esta relación.

Más allá de los señalamientos, de los apodos, de las acusaciones generalizadores en las mañaneras, contra quienes se atreven mínimamente a preguntar lo que el poder considera coto vedado, la cuatroté ha decidido ya poner en marcha la maquinaria represiva de su administración en contra de los medios informativos que liga al pasado y a sus enemigos por las formas en que se dieron esas relaciones prensa-gobierno.

Métodos de represión que van del escándalo mediático de erróneas persecuciones a la corrupción, haciendo de la delación criminal una farsa para el perdón disfrazado, un pago de recompensa por poner al dedo en crímenes que no serán castigados, y que ahora intentarán llevar contra toda empresa periodística que no se alinee a los intereses, no de la Patria, sino del gobierno, a los comunicadores que intenten seguir siendo autónomos, como base  de sus independencias en el ejercicio de la palabra.

Ya no se tolera a una prensa, a una revista como Nexos, en el ejercicio libre y en el manejo de las exclusivas periodísticas. Se requiere para los fines de lo que es ya una autocracia, pinta a dictadura, pasará a tiranía y acabará en la anarquía del poder, basada en el manejo —por suerte fallido— del fanatismo político.

Fuera de ese fanatismo, un verdadero peligro para México, hay mexicanos que ya advierten lo que puede acontecer después del colapso económico, de salud y político en que la pandemia ciertamente les cayó como anillo al dedo.

Esos mexicanos son los que deben reflexionar la primera protesta de un medio independiente ante la agresión de estado, la represión de prensa. A ellos va dirigido este grito de protesta de la Revista Nexos.

“El Diario Oficial de la Federación ha publicado este día, 20 de agosto 2020, una circular prohibiendo a dependencias del gobierno contratar servicios de ningún tipo con la revista Nexos.

La decisión surge de la revisión de un proceso burocrático del año 2018. Aquel año Nexos ganó una adjudicación del Instituto Mexicano del Seguro Social y obtuvo una (1) página de publicidad por 74,000 pesos.

El contrato se cumplió entonces en todas sus fases, el anuncio fue publicado y pagado a satisfacción de las partes.

Dos años después, el actual gobierno dice haber encontrado una irregularidad en los papeles de aquel proceso y toma la decisión unilateral de vetar a Nexos como proveedor del gobierno y de imponerle una multa por 999,440 pesos.

Las dos sanciones son claramente desproporcionadas. Nos defenderemos por las vías correspondientes.

Conviene aclarar que desde 2018, Nexos no recibe publicidad oficial federal. Preocupa que el gobierno haga ahora explícito su veto y estigmatice la revista ante otros posibles anunciantes.

Nexos ha sido durante cuarenta y dos años una revista independiente y crítica. Su trabajo es reconocido dentro y fuera del país, y por los millones de lectores que acuden a su edición impresa y a su sitio electrónico todos los días.

Es la revista decana de la crítica social y cultural de México.

La sanción que Nexos recibe ahora es sintomática de la atmósfera de hostilidad contra los medios críticos que impera en el gobierno.

No es un hecho aislado, es una señal más de la intolerancia oficial a la crítica, al pensamiento distinto, a la diversidad de opiniones, en última instancia, a la libertad de expresión”. 

Con Bertolt Brecht, los periodistas, los comunicadores de México debemos entender que hoy vienen por los judíos… mañana querrán agarrarnos solos, sin defensa.

Unidos entenderemos a quien hoy es la primera víctima propiciatoria en el altar de la represión de prensa, nuestro compañero Héctor Aguilar Camín, que en la novela que hoy cito dice: “Muchas cosas habían cambiado en la prensa durante los años de crisis, pero no lo fundamental. Era más libre y ácida, más influyente también, porque recogía los agravios de la sociedad… pero seguía presa en lo esencial de sus hábitos viejos, Se confundía la noticia exclusiva con la filtración interesada, la investigación periodística solía reducirse a obtener de políticos en pugna retratos difamatorios o documentos escandalosos sobre sus rivales- Y las mayores fuentes de información dura seguían siendo las alturas secretas del gobierno”.

 

Erwin Macario es periodista y escritor. Todos los días publica en el diario Rumbo Nuevo de Villahermosa, Tabasco, su columna “Transparencia política”, y es decano de los periodistas tabasqueños.

 

Siguenos

Twitter

Encuesta

El cuadro de Francisco I. Madero que intervinieron las inconformes que tienen tomadas las instalaciones de la CNDH, ¿a usted?

Suscribase a nuestro boletín

reciba las noticias más relevantes

Redes Sociales / Boletín de Noticias

Search