Nacional

En las minas de carbón de Coahuila se han ofrendado miles de vidas de trabajadores, históricamente explotados y sin derechos

Redacción /Entérate México
Ciudad de México, 5 de agosto de 2022

 

La tarde del 3 de agosto se registró el derrumbe de una mina de carbón ubicada en Sabinas, Coahuila donde se mantienen atrapadas 10 personas, cinco más presentaron lesiones, tres de ellas tienen evoluciones favorables a su salud, mientras el otro par ya se encuentran en casa.

Los mineros que se hallaban en la zona quedaron rodeados por pozos de agua, ante el derrumbe de la conexión entre los afluentes. Las labores de rescate incluyen la colocación de bombas de extracción de agua que permitan el vaciado de los túneles y las fosas para el ingreso de los rescatistas.

Esta región en Coahuila alimenta gran parte de la producción energética de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) que emplea el carbón para la generación eléctrica a nivel nacional. Es en este estado donde también se han denunciado contrataciones lejos de los esquemas de la ley, falta de aplicación de los protocolos de seguridad y pocas o nulas revisiones realizadas por las autoridades, como la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, encargada de implementar inspecciones a las condiciones de los trabajadores mineros en favor de sus derechos.

 

Las tragedias en las minas, una historia de desgaste social

Dentro de las minas de carbón de la zona al menos 3 mil personas han muerto, por las condiciones de inseguridad que se presentan en las carboneras, señala la investigación “El carbón rojo de Coahuila: aquí se acaba el silencio”, publicada en 2018 y que retoma los fallecimientos registrados por mineros y activistas desde el siglo XIX hasta 2017.

Si bien la mayor parte de los decesos ocurrieron desde los años 1800 hasta 1969, en febrero del 2006 se presentó una de las mayores tragedias de este siglo: el derrumbe de una porción de la instalación y la muerte de 65 mineros en Pasta de Conchos.

En esta, una explosión de gas metano se sumó a las condiciones de inseguridad de la mina, las cuales denunciaban los trabajadores, y desde el año 2000 las autoridades ya tenían conocimiento. En este caso la mina era parte de los espacios manejados por el conglomerado Grupo México, de Germán Larrea, uno de los hombres más ricos de México.

Los familiares, amigos y compañeros de las víctimas del accidente en la mina Pasta de Conchos han realizado trabajos por la concientización sobre las condiciones laborales dentro de las minas, de igual manera han colaborado en rescates, atención y denuncias, para que ningún otro grupo de trabajadores se vea vulnerado.

El reporte sobre “el carbón rojo” también apunta que no existe un registro preciso de los cuerpos localizados y extraídos de las minas una vez que se producen estos derrumbes o explosiones. Sólo en el caso de Pasta de Conchos las labores de rescate se retomaron en 2022, pues las familias no habían podido brindarles un entierro acorde a sus tradiciones y creencias; hasta el momento las tareas no han concluido.

Pero en el mismo municipio de Sabinas, del que hoy tenemos conocimiento de un nuevo desastre, se han presentado otras tragedias que registraron muertes humanas.

En mayo de 2011, 14 mineros murieron, también por la acumulación de gases que se presentaba en la zona, a 60 metros de profundidad.

A aproximadamente 48 kilómetros de ahí, en el municipio de Múzquiz, en julio de 2012 una nueva explosión de metano cobró la vida de siete mineros. En dicho momento se reportaba que si bien la mina fue clausurada previamente ante la falta de una salida de emergencia, la empresa continuó con las labores sin presentar alteraciones que beneficiaran a la seguridad de sus trabajadores.

En ese mismo municipio, en 2021 se suscitó una inundación dentro de otra mina, la cual provocó la ruptura del techo y sus paredes, por lo que siete mineros murieron antes de que los rescatistas pudieran acceder a ellos. La mina de Micrán, donde ocurrió esta catástrofe, ya había sido reportada por activistas ante las malas condiciones y fue denunciada a las autoridades con una carta dirigida a la dirección de CFE, comprador principal de las extracciones del complejo.

En el 2021 el colectivo de familiares de Pasta de Conchos reportaba que desde 2006 hasta 2021 al menos 100 personas habían muerto víctimas de las condiciones que se presentan en las mineras de la región. Aún cuando las concesiones de las mismas pertenecen a distintos conglomerados de empresas o a diferentes patrones.

Esto responde a la generalización, previamente reportada, de las malas condiciones de trabajo que tienen los mineros, quienes no siempre cuentan con el material ni la infraestructura necesaria para que su labor sea segura.

Las condiciones se suman a los salarios que reciben los trabajadores, quienes en promedio ganan 7 mil 670 pesos mensuales en la industria, entre los aproximadamente 11 mil 600 mineros que laboran en el país actualmente, de acuerdo con la información de Data México.

El estudio de la organización indica que tienen una educación hasta la secundaria y trabajan por poco más de 8 horas al día por semana.

El colectivo Pasta de Conchos recuerda que la no repetición de los eventos trágicos que deriven en la muerte de mineros forma parte de los acuerdos realizados por las autoridades, en el proceso de justicia al que se enfrentan desde el año 2006.

Siguenos

Twitter

Encuesta

El cuadro de Francisco I. Madero que intervinieron las inconformes que tienen tomadas las instalaciones de la CNDH, ¿a usted?
ANUNCO DERECHA 2

Suscribase a nuestro boletín

reciba las noticias más relevantes

Redes Sociales / Boletín de Noticias

Search