Nacional

Lozoya delatará al gabinete de Peña Nieto para salvar a su familia de la cárcel; sigue internado en un hospital privado desde su extradición de España

Redacción /Entérate México
Ciudad de México, 23 de julio de 2020

 

Emilio Lozoya Austin cumple 9 días de haber arribado a México y aunque se supone que es un eslabón principal en la cadena de corrupción que imperó el sexenio pasado, sigue internado en un hospital porque negoció con las autoridades información a cambio de reducción de penas y de beneficios a algunas personas involucradas en su expediente, entre ellas su madre, su hermana y su esposa.

Oficialmente, el ex director de Pemex no ha rendido ninguna declaración oficial pero el presidente Andrés Manuel López Obrador ha reiterado en sus conferencias de prensa que su caso va a ayudar en la lucha contra la corrupción de su gobierno, porque exhibirá en lo mediático cómo operaba la red de complicidades en los altos niveles de gobierno.

El mandatario ha dicho incluso que por “declaraciones filtradas” se sabe que Lozoya habría “pagado” con recursos públicos los votos de diputados de oposición a favor de las reformas estructurales del gobierno pasado, entre ellas, la reforma energética.

El diario Milenio publica este jueves que cooperar con la Fiscalía General de la República (FGR) no solo libraría a Emilio Lozoya Austin de pisar la cárcel, si no que podría ayudar a su familia a sortear las acusaciones que se mantienen en su contra.

Para ello, el ex funcionario tiene que alcanzar el criterio de oportunidad que dependerá de la valoración que haga la FGR, a cargo de Alejandro Gertz Manero, sobre la información que proporcione, supuestamente varias horas de videograbaciones que pondrían a México en una situación sólo vista cuando René Bejarano, entonces secretario particular del jefe de gobierno, López Obrador, recibía un maletín lleno de dinero de manos del empresario Carlos Ahumada, para financiar las campañas políticas de personajes cercanos al hoy presidente.

Según versiones periodísticas citadas en el reportaje de Milenio, Lozoya Austin, acusado de los delitos de lavado de dinero, cohecho y asociación delictuosa por los casos Odebrecht y Agronitrogenados, tendría más de 16 horas en video y grabaciones para ofrecer al Ministerio Público de la Federación.

Hay otras versiones que indican que, en realidad, es sólo una grabación con un teléfono celular y que las imagenes no aportarían mayores elementos a los planes de Lozoya Austin y de su padre, Emilio Lozoya Thalmann, por obtener beneficios de la justicia.

 

LOS PLANES DEL EX FUNCIONARIO

El ex director de Pemex delataría a miembros del gabinete, entre ellos a Luis Videgaray, el poderoso ex secretario de Hacienda y ex secretario de Relaciones Exteriores, e incluso, sostienen versiones de prensa, al ex presidente Enrique Peña Nieto, con tal de convertirse en "testigo colaborador", conforme a la Ley federal de protección para las personas que intervienen en el procedimiento penal.

La ley contempla que “podrá ser testigo colaborador, aquella persona que haya sido o sea integrante de la delincuencia organizada, de una asociación delictiva, o que pueda ser beneficiario de un criterio de oportunidad”.

La acogida a esta figura legal beneficiaría a su esposa, Marielle Helene Eckes, y su hermana, Gilda Susana, así como su madre, Gilda Austin, quienes podrían acceder a convertirse en "personas protegidas" por este caso y en su momento podría ayudarles a acortar su proceso o reducir penas, a fin de que tampoco lleguen a prisión.

​A Marielle Helene Eckes, autoridades la tienen ubicada en Alemania, donde es originaria, mientras que la hermana de Emilio Lozoya, Gilda Susana, tiene una orden de aprehensión desde el 25 de mayo del año pasado. En el caso de la madre de Lozoya aunque ya fue vinculada a proceso, le fue impuesto arraigo domiciliario por los delitos de asociación delictuosa y lavado de dinero debido a su edad (71 años).

 

LOS DELITOS

Los delitos que se investigan contra el ex director de Pemex forman parte de dos causas penales; una está relacionado con el tema de la planta de Agro Nitrogenados, donde uno de los coacusados es el presidente de Altos Hornos de México, Alonso Ancira Elizondo, actualmente detenido en España y que enfrenta su proceso de extradición en libertad condicional.

El otro asunto es el de los presuntos sobornos por parte de directivos de la constructora brasileña Norberto Odebrecht, a cambio de beneficiarla con contratos con Pemex.

Los dos hechos habrían ocurrido durante el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Mientras la justicia avanza al ritmo que mejor le parezca, Emilio Lozoya permanece en calidad de detenido en el Hospital Ángeles del Pedregal en la Ciudad de México, donde fue internado la madrugada del 14 de julio tras su arribo procedente de España. En una primera versión se dijo que fue llevado al reclusorio Norte de la Ciudad de México, pero después se tuvo que aceptar que estaba en un hospital por padecer “anemia”.

Siguenos

Twitter

Encuesta

El cuadro de Francisco I. Madero que intervinieron las inconformes que tienen tomadas las instalaciones de la CNDH, ¿a usted?

Suscribase a nuestro boletín

reciba las noticias más relevantes

Redes Sociales / Boletín de Noticias

Search