Nacional

AMLO matiza su discurso antiempresarial después de reunirse con Donald Trump en la Casa Blanca

Redacción /Entérate México
Ciudad de México, 10 de julio de 2020
 

Unas horas después de su encuentro con Donald Trump, el presidente Andrés Manuel López Obrador envió un mensaje a la inversión extranjera que mira con recelo a su gobierno, y se dijo dispuesto a promover “condiciones básicas” para la llegada masiva de capitales foráneos al país.

“No nos podemos aislar, y no es suficiente la inversión nacional o la inversión pública para reactivar la economía, se necesita la inversión foránea para reactivar la economía”, expresó el mandatario en lo que parece un giro en el discurso que mantenía antes de visitar la Casa Blanca.

El mandatario mexicano ponderó el Tratado Comercial con Estados Unidos y Canadá, y dijo que hay que seguir trabajando para instrumentarlo “porque hay que promover inversiones, hay que dar mucha información a quienes quieren venir a poner sus plantas en México”.

Ofreció trabajar de manera coordinada con los gobiernos de los estados “para la apertura o ampliación de parques industriales en nuestro país, para mejorar las comunicaciones, pensar en el abasto de gas y de otros combustibles, resolver en definitiva la necesidad de energía eléctrica y crear estas condiciones básicas” a la inversión extranjera.

Añadió que la mesa “está puesta, es cosa de hacer el trabajo que falta para que de esta manera haya más inversión y se generen empleos y haya bienestar en nuestro país”.

 

“No nos podemos aislar y no es suficiente la inversión

nacional o la inversión pública para reactivar la economía,

se necesita la inversión foránea para reactivar la economía”:

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México.

 

EL CLIMA PREVIO DE PROTESTAS

El cambio en el discurso presidencial hacia la inversión foránea privada, contrasta con las decisiones que ha tomado su gobierno en los últimos meses, sobre todo en materia de generación de energía y en el tema petrolero, donde organismos nacionales e internacionales de inversionistas privados identificaban la intención de favorecer a empresas paraestatales como Pemex y CFE por encima de los negocios privados.

Apenas el pasado 15 de mayo se informó que la Unión Europea envió una misiva a la secretaria de Energía, Rocío Nahle, expresando su desacuerdo y preocupación por el futuro del sector de energías renovables en México.

Los embajadores de una veintena de países solicitaron una reunión, “por lo menos virtual”, para discutir las medidas que se han adoptado, particularmente por la afectación negativa que el último acuerdo emergente del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) tendrá para 44 proyectos de inversionistas privados en 18 entidades del país.

 

Los embajadores de Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Países Bajos, Polonia, Portugal, República Checa, República Eslovaca, Rumania y Suecia, acreditados en México, detallaron que tienen una “profunda preocupación con respecto a las recientes decisiones adoptadas en el sector de las energías renovables en México.

15 de mayo de 2020.

 

Las protestas de la UE no fueron las únicas. A principios de marzo, a iniciativa del embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau, un grupo de diplomáticos de Canadá, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia, España y los Países Bajos, se reunieron tratando de encontrar canales institucionales para enviarle al presidente López Obrador un extrañamiento ante la decisión de otorgar al Estado un papel más relevante en el sector petrolero.

La agencia Reuters internacional aseguró que representantes de esos países sostuvieron un encuentro diplomático “inusualmente amplio” como muestra de “cómo la actual política sobre energía, opuesta a la del gobierno anterior, inquieta a economías que tradicionalmente han sido algunos de los mayores inversionistas en México”.

Funcionarios de Estados Unidos, Canadá y UE expresaron en privado su preocupación de que la postura energética de México está erosionando las bases legales de contratos de miles de millones de dólares firmados bajo la administración del ex mandatario Enrique Peña Nieto, expuso Reuters

La reunión de los diplomáticos fue organizada el viernes 6 en Ciudad de México por el embajador estadunidense, y acudieron diplomáticos de Canadá, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia, España y los Países Bajos, quienes “abordaron sus inquietudes y la mejor manera de transmitírselas a López Obrador, según cinco personas familiarizadas con el encuentro”, dijo el medio.

El propio embajador norteamericano, Christopher Landau, dijo el 26 de junio ante empresarios mexicanos que su principal compromiso como embajador es fomentar las inversiones de sus connacionales en nuestro país, “pero tampoco les puedo mentir, tampoco les puedo decir que es momento oportuno para invertir si se ven cosas muy desalentadoras para la inversión extranjera en varios sectores”.

 

DANDO Y DANDO…

El giro en torno a las empresas extranjeras que invierten en México empezó a darse desde el mismo momento en que se realizaba el encuentro entre Trump y López Obrador en la Casa Blanca

A la hora que en Washington se confirmaba la detención del gobernador César Duarte, el gobierno mexicano correspondía con una noticia desde la Secretaría de Energía, que instruyó a Pemex y a la empresa Talos Energy Offshore, “la unificación del yacimiento compartido, relacionado con el campo Zama, que constituye el primer yacimiento en la historia de nuestro país, que será desarrollado entre la empresa del Estado y un privado”.

Con esa decisión, se acabó la intención de Pemex de quedarse con el control total del proyecto, lo que llevó a México al borde de un conflicto diplomático, luego de que el Departamento de Estado de Estados Unidos señaló que la pretensión mexicana era “perturbadora”.

El embajador norteamericano en nuestro país es el más optimista por lo que parece ser la nueva historia de la relación de su país con México, fincada en las garantías a la inversión y el muro humano en la frontera sur para impedir el paso de migrantes centroamericanos hacia Estados Unidos.

López Obrador dijo en la conferencia de prensa en Palacio Nacional que la gente está contenta porque sabe que el tratado comercial va a ayudar al país, y recalcó que su visita a la Casa Blanca fue exitosa.

 

“Nosotros tenemos la posibilidad de iniciar una nueva etapa en la relación política con Estados Unidos y vamos a seguir así. No queremos pleito, no queremos confrontación, queremos buscar el acuerdo”:

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México.

 

Agregó que las relaciones con el gobierno norteamericano seguirán mejorando porque es una nueva realidad y no se puede continuar con la misma actitud de otros tiempos.

“Por eso celebro que se inaugure esta nueva etapa también en la relación y el trato hacia nuestros paisanos. Eso quedó de manifiesto y deseo con toda mi alma que continúe este trato respetuoso, no discriminatorio para nuestros paisanos”, subrayó.

Siguenos

Twitter

Encuesta

El cuadro de Francisco I. Madero que intervinieron las inconformes que tienen tomadas las instalaciones de la CNDH, ¿a usted?

Suscribase a nuestro boletín

reciba las noticias más relevantes

Redes Sociales / Boletín de Noticias

Search