Nacional

La izquierda latinoamericana ha generado la implosión del idealismo, es tan corrompible como la derecha y está optando por el populismo autoritario y la militarización: Jon Lee Anderson

Redacción /Entérate México
Ciudad de México, 12 de octubre de 2021

 

Para el periodista Jon Lee Anderson, uno de los grandes expertos en la historia contemporánea de América Latina, el continente vive una crisis no solamente de la democracia sino de la izquierda y de los idealismos, y por ello hay una tendencia hacia el populismo autoritario y la creciente militarización.

Entrevistado por Ariel Ruiz Mondragón, para la Revista Etcétera, el analista sostiene que los modelos de izquierda, Cubano y Venezolano, tienen fecha de caducidad y no hay un joven en el continente, por más izquierdista que sea, que mire a la isla como el porvenir, porque sabe que no lo es.

El autor del libro “Los años de la espiral. Crónicas de América Latina”, editado por la Universidad Autónoma de Nuevo León y la editorial mexicana Sexto Piso, a partir de 42 textos periodísticos escritos entre 2010 y 2020, sostiene que en ese período ha quedado comprobado que la izquierda latinoamericana es tan corrompible como la derecha.

“En algunos países lo hemos visto a lo grande, con bombo y platillo, como en Venezuela; en otros casos es más efímero pero sí hemos notado que partidos, sindicatos o movimientos exguerrilleros —como el caso de El Salvador con el FMLN (Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional)— son tan corrompibles como la derecha. Esto ha causado una especie de implosión del idealismo, tanto en las tendencias ideológicas como en la democracia misma como modelo”, plantea.

En ese sentido, Lee Anderson subraya que lo que necesita América Latina son políticos más sensatos, cuya personalidad no importe tanto como lo que hacen.

“Veinticinco años después de Chávez y Maduro, agrega, en teoría Venezuela debería estar mejor de lo que es, no peor. No todo es culpa del imperio: ellos tuvieron un trillón de dólares en sus manos en menos de una década, producto del petróleo. ¿A dónde fueron a parar? Ningún otro país latinoamericano tuvo tanto dinero en tan poco tiempo. Hay sólo una explicación: la corrupción”, resalta.

Durante la plática con el periodista mexicano, el analista deja en claro que con pocas excepciones, lo que plaga la región entera es la falta de Estado de derecho y de transparencia. La corrupción es el gran lastre en América Latina sea producto de la evolución política de cada Estado, de la herencia española e incluso la norteamericana, o producto del dinero fácil del narcotráfico durante el último medio siglo.

Sobre la izquierda, encuentra excepciones en personalidades como Michel Bachelet en Chile y Pepe Múgica, en Uruguay, quienes junto con Lula pertenecen “al mismo grupo de izquierdistas más pragmáticos, que saben que tienen que lidiar con otras tendencias. En el fondo son demócratas: creen en la alternancia en el poder y en la posibilidad de que sus ideas y algunas nociones del socialismo se empiecen a incorporar dentro del tejido capitalista de sus sociedades a través del regateo, la buena política y la alternancia”.

“Entonces ellos son más socialdemócratas que de la estirpe revolucionaria, que en realidad se ha quedado como una cosa retórica en manos de los demás, que han resultado ser tan corruptos como sus contrincantes de la derecha”, añade.

Puso en contraparte el ejemplo de Nicaragua. “¿Quién es Daniel Ortega hoy día? Es como un pachá de Turkmenistán, y con su mujer y sus hijos son los dueños de su país. Es increíble que la izquierda cayera en comportamientos tan oscurantistas y primitivos de corrupción abierta”, sostiene.

 

“Si Cuba, esa otra izquierda austera, heroica, retórica, un poco masoquista, quiere mantener su revolución o algo de ella, ya le toca abrirse; una revolución, por definición, sacude el ambiente social y lo hace dinámico; si deja de hacerlo, ¿qué es? No es una revolución, y no se puede justificar la tenencia eterna del poder nada más por utilizar ese término como si fuera una bandera sagrada. No, tienes que volver a ganarla, y la única manera es arriesgarse en elecciones”: Jon Lee Anderson.

 

LAS FLAQUEZAS DE AMLO

Sobre Andrés Manuel López Obrador dijo que lo observó de cerca en campaña y admite que lo veía “un poco como una especie de Roosevelt en sentido mexicano” respecto de la enorme desigualdad y pobreza en México similar a la de Estados Unidos en la época de la Gran Depresión.

“Entonces en ese momento le di el beneficio de la duda ante ese tema y le veía cierta lógica; pero, por otro lado, sonaba muy idealista y un poco naíf porque él no tenía una respuesta a los temas de la inseguridad y el narcotráfico, y es obvio que todavía no la tiene. Pienso que esa ha sido la gran flaqueza de su presidencia hasta ahora”, destaca.

Pero teóricamente lo que él proponía no era descabellado; quizá se puede argumentar que una refinería en la hora del nacimiento de las soluciones energéticas verdes no es lo más sensato. Este es otro debate, y yo le entendí que tenía que dar empleos, por lo que no dudé de su sinceridad y de su verdadero idealismo en torno a su entrega con su gente. Yo creo que le apasiona la noción de ayudar de manera verdadera, y no me parecía un politiquero en ese sentido.

“López Obrador siempre me ha parecido un hombre con un pie en la historia (él la vive) y con el otro en el presente”, expone.

Consulta el texto completo de la entrevista en https://www.etcetera.com.mx/opinion/izquierda-corrompible-entrevista-jon-lee-anderson/

Siguenos

Twitter

Encuesta

El cuadro de Francisco I. Madero que intervinieron las inconformes que tienen tomadas las instalaciones de la CNDH, ¿a usted?

Suscribase a nuestro boletín

reciba las noticias más relevantes

Redes Sociales / Boletín de Noticias

Search