Nacional

Desaparece padre que buscaba a su hijo desaparecido en Zacatecas; la noticia pasa desapercibida en Palacio Nacional… es una historia de horror, dice Adrián LeBarón

Redacción /Entérate México
Ciudad de México, 28 de julio de 2021

 

De buscador de su hijo, a desaparecido. Esta es la historia terrorífica del zacatecano José Nicanor Araiza Dávila, quien tras luchar más de tres años buscando a su hijo, fue levantado por un grupo de hombres el pasado 22 de julio y desde entonces, se ignora su paradero.

El hijo de la víctima, José Nicanor Araiza Hernández, desapareció el 30 de septiembre de 2018 en Villa de Cos, Zacatecas, y su padre con el apoyo de familiares, amigos y organizaciones o colectivos, iniciaron desde entonces una búsqueda frenética que no ha llevado a nada y que se convirtió en otra tragedia.

Reportes de medios de Zacatecas indican que el 22 de julio pasado, hombres armados irrumpieron en la casa de Nicanor y se lo llevaron con rumbo desconocido, por lo que el Consejo Ciudadano del Mecanismo Estatal de Búsqueda de Zacatecas lanzó un urgente llamado al gobernador Alejandro Tello y a la Fiscalía Estatal para dar con su paradero.

"Lo sacaron de su domicilio, gente armada que llegó en dos camionetas", señaló.

 

Buscaba a su hijo en Zacatecas y ahora está desaparecido

 

"La familia ha participado en acciones de búsqueda de su hijo José Nicanor Araiza Hernández, desaparecido en septiembre del 2018, en ese Municipio. La familia ha contribuido en diversas iniciativas emprendidas desde los colectivos de familiares de personas desaparecidas y desde el Consejo".

Otras víctimas de la violencia, como Adrián LeBarón, consideró este caso como una "historia de terror".

 

 

El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) propuso que la consulta del 1 de agosto debe servir para juntar a las victimas de desaparecidos con las familias víctimas de la guerra sucia o con los padres con niños enfermos de cáncer a los que el gobierno no les entrega tratamientos médicos ni medicinas.

 

 

LA HISTORIA SE REPITE, INCLUSO
CON AMLO DE PRESIDENTE

Marisela Escobedo, una madre de Chihuahua que por más de dos años exigió justicia para su hija muerta, fue asesinada el 16 de diciembre de 2010, durante el gobierno de Felipe Calderón, frente al edificio del palacio de gobierno del estado del norte mexicano.

El crimen indignó a toda la sociedad mexicana, hizo alzar la voz al entonces opositor Andrés Manuel López Obrador y llevó la historia a las pantallas vía Netflix. Pero todos los días se suman más casos conocidos.

Desde agosto de 2008, Marisela Escobedo, de 52 años, dejó de ser identificada como madre para convertirse en activista. Inició por cuenta propia las investigaciones para la búsqueda del homicida y de justicia por el asesinato de su hija Rubí Marisol Frayre Escobedo, de sólo 16 años.

Marisela, junto con otras madres que han perdido a sus hijas en los llamados feminicidios del estado, tenía apenas nueve días viviendo en un campamento en la plaza frente al palacio de gobierno estatal. Allí se alzó la cruz de clavos "Ni una más", que representa los nombres de 300 mujeres que habían sido asesinadas en la entidad tan sólo ese 2010.

Como lo hacía desde hace más de una semana, alrededor de las ocho de la noche tiempo local, Marisela Escobedo se manifestaba e intentaba colocar una pancarta en las rejas del palacio. En algún momento un hombre se le acercó, habló con ella, la persiguió y después le disparó en la cabeza.

 

Siguenos

Twitter

Encuesta

El cuadro de Francisco I. Madero que intervinieron las inconformes que tienen tomadas las instalaciones de la CNDH, ¿a usted?

Suscribase a nuestro boletín

reciba las noticias más relevantes

Redes Sociales / Boletín de Noticias

Search