Nacional

Alberto Baillères, uno de los pilares del empresariado mexicano, decide jubilarse de sus empresas; enemigo del populismo obradorista, asumirá sólo un papel honorario en sus empresas

Redacción /Entérate México
Ciudad de México, 30 de abril de 2021

 

El empresario mexicano Alberto Baillères González (Ciudad de México, 1931), ha decidido jubilarse a los 89 años. El cuarto hombre más adinerado de México finalmente tomará un descanso después de 54 años al frente de Grupo Bal, el conglomerado que concentra a las mineras Peñoles y Fresnillo, los grandes almacenes Palacio de Hierro, la aseguradora Grupo Nacional Provincial (GNP), la casa de bolsa ValMex, el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), y la empresa Espectáculos Taurinos de México.

La riqueza del rey Midas mexicano se ha forjado en los negocios de oro y plata. Su fortuna asciende a 9.200 millones de dólares de acuerdo con el índice Bloomberg de las personas más acaudaladas del mundo, y se vio fuertemente afectada por las restricciones derivadas de la pandemia de covid-19, con pérdidas de estimadas de 180 millones de dólares en el último año.

Las principales compañías que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores dieron a conocer a los inversionistas la decisión de Baillères de dejar los consejos administrativos y permanecer bajo la figura de “presidente honorario vitalicio”. Ante el anuncio, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, celebró el relevo. “Una buena noticia, se terminó el proceso de entrega del mando administrativo y empresarial en el Grupo Bal, después de 54 años de presidencia de Alberto Baillères entrega la estafeta a su hijo a Alejandro Baillères”, e hizo hincapié en los 75.000 empleos directos que otorgan las empresas de Baillères en el país

De acuerdo con López Obrador, la noticia de su relevo en Grupo Bal le habría sido comunicada hace un mes. “Es una buena noticia, porque significa más inversión, más empleo”, destacó el presidente. Pero históricamente, la relación entre el rey de la plata y el presidente de México ha sido ríspida. En 2018, Baillères se sumó al grupo de empresarios que se opusieron a la llegada del tabasqueño a la presidencia del país, bajo el argumento de que su presidencia pondría en riesgo el sistema económico y por tanto, la creación de empleos para Grupo Bal.

Anteriormente, la relación con los mandatarios mexicanos fue cordial y hasta de simpatía. En 2015, el rey de la plata recibió la medalla Belisario Domínguez en la sede del Senado mexicano, bajo la protesta de legisladores de izquierda que se oponían a que un millonario recibiera la más alta condecoración que un mexicano puede recibir en su vida. “Admito que el único mérito para recibirla es mi amor a México, que me ha movido siempre”, dijo el empresario al recibir la presea.

Alberto Baillères González es heredero del empresario Raúl Baillères, quien falleció en 1967 y dejó a su hijo una quincena de empresas, entre las que destacaban la cervecería Cuauhtémoc Moctezuma (que posteriormente fue adquirida por la mexicana Femsa y finalmente a la holandesa Heineken), y la minera Peñoles, que conforma alrededor del 80% de sus ganancias.

Entre sus pasatiempos están los toros de lidia, que ha trasladado hasta la empresa a Espectáculos Taurinos de México como dueño de la mayoría de las plazas de toros del país. En 2015, Baillères logró cerrar un negocio con los empresarios taurinos de España y crear la Fusión Internacional por la Tauromaquia.

Aparentemente inagotable, con siete hijos -seis hombres y una mujer- solamente su hijo Alejandro ha decidido incorporarse activamente a los negocios de su padre. Tras más de medio siglo dirigiendo su fortuna, este empresario ha optado por la jubilación.

Con información de El País.

Siguenos

Twitter

Encuesta

El cuadro de Francisco I. Madero que intervinieron las inconformes que tienen tomadas las instalaciones de la CNDH, ¿a usted?

Suscribase a nuestro boletín

reciba las noticias más relevantes

Redes Sociales / Boletín de Noticias

Search