Nacional

“No se va a expropiar por expropiar”, desliza el presidente en Palacio Nacional hablando del litio; sobre CFE, advierte que empresas privadas tendrán que adaptarse a la nueva realidad económica “y sobre todo, política”

Redacción /Entérate México
Ciudad de México, 3 de marzo de 2021

 

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que su gobierno no quiere “expropiar por expropiar” ni generar miedo a los inversionistas y dijo que sus adversarios podrían estar interesados en alentar esos temores aprovechando su propuesta de reforma eléctrica.

A este respecto, advirtió que lo que sí va a hacer es renegociar contratos con una decena de empresas de energía, entre ellas la española Iberdrola.

“No queremos expropiar por expropiar, no hemos hecho ninguna expropiación desde que estoy en el gobierno, esto lo digo para que nuestros adversarios, que no son nuestros enemigos, no infundan miedo a los inversionistas ahora con la reforma eléctrica”, manifestó López Obrador.

Sus palabras fueron en respuesta a una pregunta que buscaba recoger su opinión sobre una propuesta legislativa de nacionalizar la industria de extracción de litio, un producto al que muchos consideran el petróleo del futuro.

“Sí estoy enterado de esa iniciativa y vamos a seguir revisando qué posibilidades hay para llevar a cabo la nacionalización, vamos a decir, de este recurso, ver de qué se trata bien, qué potencial tiene, revisarlo. Ya hay algunas empresas trabajando”, dijo y enseguida lanzó la frase de que en su administración “No queremos expropiar por expropiar”.

La agencia EFE destaca que las palabras del presidente surgen horas después de que el Senado aprobó su iniciativa de reforma eléctrica para fortalecer a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en detrimento de los generadores privados, sobre todo extranjeros y de renovables.

El principal cambio de la reforma será eliminar el criterio económico para siempre despachar primero la electricidad de las plantas hidroeléctricas y de combustibles fósiles de la empresa del Estado, la CFE, sobre las centrales privadas de energías renovables y al último las de ciclo combinado.

La reforma también ordena revisar de forma retroactiva los contratos que gobiernos previos firmaron con productores independientes de energía. El mandatario reconoció este miércoles que propuso la reforma eléctrica, enviada al Congreso el 1 de febrero, porque empresas extranjeras se negaban a renegociar los contratos “leoninos”.

“No hubo respuesta y eso me llevó a presentar la iniciativa de modificación de la ley para que tengamos un marco legal y tengamos mejores condiciones y defender el interés público”, sostuvo.

El presidente mencionó que tras la aprobación de la reforma tiene pensado hablar con la empresa española Iberdrola y otras 10 compañías.

“Está bien concentrado el manejo del mercado eléctrico, entonces vamos a buscar acuerdos en esta lógica de que queremos seguir manteniendo contratos, pero que los tenemos que actualizar a la nueva realidad, que no es solo la nueva realidad económica, es la nueva realidad política”, indicó.

“Básicamente son Iberdrola (de España) y unas 10 más”, añadió el mandatario en respuesta a una pregunta sobre cuántas firmas deberán renegociar sus contratos.

 

RESCATE DE CFE A COSTA DE
VIOLAR EL ACUERDO DE PARIS

La reforma también cambia las reglas de los Certificados de Energía Limpia (CEL) para darlos a plantas viejas de la CFE, algo que podría impedir a México cumplir con su compromiso ante el Acuerdo de París para generar 35% de la energía con fuentes limpias en 2024.

A esta situación, López Obrador prometió que invertirá en las plantas viejas de la CFE para generar energía más limpia.

“Ya voy a anunciar un plan de modernización de las hidroeléctricas, vamos a cambiar turbinas para producir más energía limpia, con menos costo, vamos a empezar con 14 hidroeléctricas”, manifestó.

La reforma se produce en un contexto en el que la CFE perdió más de 3,700 millones de dólares en 2020.

El Centro de Estudios de Finanzas Públicas (CEFP) del Congreso estima un aumento de hasta 135,558 millones de pesos (cerca de 6,499 millones de dólares) en las utilidades de CFE con la reforma.

Pero el CEFP también advierte que están en riesgo más de 451.000 millones de pesos (unos 21.622 millones de dólares) invertidos en 105 proyectos privados de generación de energías renovables.

Siguenos

Twitter

Encuesta

El cuadro de Francisco I. Madero que intervinieron las inconformes que tienen tomadas las instalaciones de la CNDH, ¿a usted?

Suscribase a nuestro boletín

reciba las noticias más relevantes

Redes Sociales / Boletín de Noticias

Search