Nacional

El SAT endurece medidas: revisará los ingresos, las tarjetas de crédito y todas las facturas de los contribuyentes para detectar si gastan más de lo que declararan ganar a la hora de pagar impuestos

Redacción /Entérate México
Ciudad de México, 3 de febrero de 2021

 

El gobierno federal empezará a aplicar este año las nuevas medidas fiscales en el uso de las tarjetas de crédito, sobre todo la llamada “discrepancia” entre los gastos documentados de una persona y los ingresos que declara a Hacienda.

De acuerdo al periódico El Economista, aunque la medida no es nueva y su implementación se retrasó unos meses para ser puesta en marcha este 2021, el tema ha generado preocupaciones por parte de los contribuyentes debido al énfasis de las autoridades fiscales para vigilar sus ingresos, así como las multas y sanciones derivadas en caso de detectar gastos superiores a los declarados.

Las sanciones impuestas por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) en caso de detectar una discrepancia fiscal no sólo son monetarias, si la situación se complica, las autoridades pueden acusar al contribuyente de defraudación fiscal, delito que amerita prisión y que puede ser calificado como “delincuencia organizada”.

Humberto Ramírez, cofundador y director general de la plataforma contable Facturama dijo al diario que estas multas dependerán de la gravedad de la omisión, de la reincidencia, e incluso del tiempo transcurrido desde que se cometió la falta. Para determinar el tipo de multa es necesario un proceso de auditoría por parte de la autoridad fiscal.

A su vez, Simón Díaz, director general de la plataforma contable El20.mx, señaló que el SAT ahora cuenta con más facultades para fiscalizar con mayor precisión los ingresos de los contribuyentes y una forma de hacerlo, es a través de los gastos. 

“Es una forma más de fiscalizar y de tener un control más estricto de esos ingresos que aparentemente el SAT pudiera suponer que se están declarando y el contribuyente no informó. Obedece al tema de lo que se gana versus lo que se gasta. Si el contribuyente gana más de lo que reporta al SAT, ahí entra el término de discrepancia fiscal”, afirmó.

 

VAN CON TODO TRAS EL COBTRIBUYENTE

De acuerdo con la autoridad fiscal, las personas físicas serán objeto de un procedimiento sobre discrepancia fiscal cuando sus gastos del año fiscal, es decir, el que aparezca al momento de realizar su declaración anual, no correspondan a lo declarado o bien a la cantidad que le hubiera correspondido declarar.

Para ello, el fisco no sólo obtendrá el cruce de información por las tarjetas de débito o crédito, también lo puede hacer por todas las facturas recibidas de una persona física, inclusive las pagadas en efectivo.

En este contexto, el director de El20.mx puntualizó que los bancos ya están obligados a emitir estos reportes mensuales al SAT.

Abundó que todas las instituciones bancarias mensualmente reportan este tipo de actividades de manera electrónica, e inclusive las mismas instituciones financieras avisan a Hacienda sobre operaciones inusuales o cambios en el perfil transaccional de sus clientes.

Toda la información bancaria del contribuyente está ligada con su RFC y CURP, por ello es que el SAT puede indagar en el perfil fiscal de cada usuario e identificar sus movimientos.

 

PRIMERO EL AVISO, LUEGO LA DENUNCIA

Díaz agregó que en caso de detectar una discrepancia, las autoridades avisarán al contribuyente a través del Buzón Tributario. “Llegará un aviso del SAT diciendo que tiene información importante para revisar en el Buzón Tributario. El contribuyente tendrá que revisar esta información en su Buzón”.

Si el fisco encuentra una irregularidad entre los ingresos declarados y los gastos, primero notificará al contribuyente el monto de las erogaciones detectadas, la información que se utilizó, cómo se obtuvo y la discrepancia en mención.

A partir de la notificación, el contribuyente tendrá 20 días para realizar una aclaración sobre el origen del ingreso con el que se realizaron dichas erogaciones. Si se acredita la discrepancia fiscal, se considerará como ingreso omitido y se aplicarán las multas y recargos correspondientes al tiempo transcurrido.

En cambio, si el contribuyente no informa a las autoridades sobre estos excedentes en sus ingresos y se niega a corregir esta información, entonces el fisco podrá incluso acusar penalmente al contribuyente por defraudación fiscal. 

Siguenos

Twitter

Encuesta

El cuadro de Francisco I. Madero que intervinieron las inconformes que tienen tomadas las instalaciones de la CNDH, ¿a usted?

Suscribase a nuestro boletín

reciba las noticias más relevantes

Redes Sociales / Boletín de Noticias

Search