Nacional

Premian con “Nobel ecológico” a indígena maya que defiende a las abejas de la creciente contaminación y deforestación en la Península de Yucatán

Redacción /Entérate México
Ciudad de México, 30 de noviembre de 2020

 

Por su lucha a favor de las abejas y en contra de las semillas transgénicas, la mexicana Leydy Pech ganó el Premio Medioambiental Goldman (Goldman Environmental Prize) 2020, un reconocimiento al que se le llama el 'Nobel' del medioambiente.

El premio es otorgado por la Goldman Environmental Foundation, que año con año reconoce a las personas que se destacan en todo el mundo por su labor en el sector ambiental. En esta edición 2020, Pech, originaria del estado de Campeche, fue una de las galardonadas.

Su reconocimiento, que corresponde a la región de América del Norte, se debió a que formó un grupo que detuvo la plantación de soya genéticamente modificada de la empresa Monsanto.

"Leydy Pech, una apicultora maya, encabezó un grupo que detuvo con éxito la siembra de soya modificada genéticamente por Monsanto en el sur del país. La Suprema Corte de Justicia de la Nación dictaminó que el Gobierno violó los derechos constitucionales de los mayas y suspendió la siembra de soya genéticamente modificada. Debido a la persistencia de Pech y su coalición, en septiembre de 2017, el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria revocó el permiso de Monsanto para cultivar soya modificada genéticamente en siete estados", detalló la Fundación en su página web.

Leydi Pech se hizo conocida por reportajes internacionales en torno a su lucha, como los que realizó la prestigiosa BBC de Londres. Es una de las apicultoras más antiguas de la región de Hopelchén, en Campeche, y en 2016 denunció que a las abejas “las están matando las fumigaciones aéreas y el uso de agroquímicos que ya están prohibidos en otros países”.

A principios de 2019 dijo que un año antes murieron más de 326 colonias de abejas, principalmente en Yucatán y Quintana Roo, donde se reportan 42,000 hectáreas de cultivos transgénicos, de acuerdo a un reporte de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader).

En la Península de Yucatán se deforestan en promedio 60,000 hectáreas de selva al año, lo cual propicia cambios en el clima y aparición de nuevas plagas.

Los apicultores de Hopelchén, explica Leydi, exportaban a Alemania, sin embargo, al detectarse las trazas de transgénicos se promovieron juicios para revocar los permisos de siembra de estos cultivos. El esfuerzo logró que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) prohibiera el cultivo de soya transgénica, pero aunque está en firme la sentencia, asegura la activista, esto a la fecha no ha sido respetado.

Pech formó la Alianza Maya por las Abejas de la Península de Yucatán, con el fin de reducir el uso de plaguicidas, altamente peligrosos para las abejas; detener la deforestación que reduce el área para la apicultura y los espacios de anidación de las abejas, e impulsar estrategias encaminadas al establecer una apicultura y una agricultura sostenibles en la Península de Yucatán.

Siguenos

Twitter

Encuesta

El cuadro de Francisco I. Madero que intervinieron las inconformes que tienen tomadas las instalaciones de la CNDH, ¿a usted?

Suscribase a nuestro boletín

reciba las noticias más relevantes

Redes Sociales / Boletín de Noticias

Search