Nacional

La Sedena utilizó 250 “factureras” para desviar 2 mil 371 mdp: El País

Redacción /Entérate México
Ciudad de México; 25 de agosto de 2020

 

Entre 2013 y 2019 la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) realizó operaciones por 2 mil 371 millones de pesos con 250 empresas fantasmas, entre ellas, una constituida en Tabasco en 2002,  y a pesar del gran desvío económico, ningún titular de las áreas que autorizaron las compras con facturas falsas, fue o ha sido sancionado, reveló El País.

 “Los recursos fueron desviados a través de 11.175 comprobantes digitales”, precisó el influyente diario que indica haber obtenido la información de una base de datos que le fue proporcionada por la Administración General de Servicios al Contribuyente del SAT, tras varias solicitudes de información.

Las facturas amparan bienes y servicios contratados por la Defensa Nacional en decenas de instalaciones militares del país.

Como el desvío de 115 millones de pesos en insumos y servicios clínicos que supuestamente prestaron una treintena de empresas fantasma entre 2013 y 2018 en 15 hospitales militares.

También utilizó empresas fantasmas para cubrir gastos de mejoras en carreteras o caminos rurales que conectan a sus cuarteles y en obras de mantenimiento o adecuación a instalaciones militares administrativas, operativas, de justicia y de esparcimiento.

En otras facturas hubo pagos por 50 millones de pesos para supuestos servicios de obra civil, instalación de invernaderos y viajes para acarrear grava a viveros forestales de la Sedena.

El País destaca que en 2014 y 2015 la Dirección General de Comunicación Social de la milicia mexicana pagó 51,5 millones de pesos a empresas de maletín para que brindaran servicios de masaje e hidratación, suministraran playeras y medallas y organizaran eventos deportivos.

Los conceptos descritos en las miles de facturas van desde la adquisición de materiales de construcción hasta uniformes, calzado, artículos de papelería, limpieza y servicios de lavandería, entre otros más que El País detalla en su investigación 

“El año en que la dependencia registró la mayor cantidad de recursos desviados a compañías fantasma fue 2013 con 619,4 millones de pesos (unos 48,5 millones de dólares al promedio de tipo de cambio de ese año)”, subraya el medio de comunicación.

El País indica que el monto más alto que una empresa fantasma facturó a la Sedena fue Construglobal de Chiapas, que en 2013 y 2014 recibió 312,7 millones de pesos (24,5 millones de dólares) por la renta de diversa maquinaria de construcción supuestamente utilizada en obras dentro de la unidad habitacional militar de Cintalapa, Chiapas.

El diario descubrió que en la administración de Andrés Manuel López Obrador la Sedena ha pagado dos facturas, ambas en el mes de abril del año pasado, por 1,1 millones de pesos cada una, a la Constructora Mendoza López, constituida en Tabasco en 2002. El pago lo realizó cinco meses antes de que el SAT exhibiera a la constructora como empresa fantasma.

Uno de los socios fundadores de la constructora es José Gabriel Mendoza Murillo, un empresario de Cárdenas, Tabasco, que se dice amigo del gobernador, Adán Augusto López, señala El País.

La firma se encargó presuntamente de suministrar material pétreo en la construcción de la calle principal que conecta a una unidad habitacional militar con el vivero forestal que forma parte del programa Sembrando Vida.

El País indicó que en el pasado mes de julio dio a conocer el desvío de otros 260, 5 millones de pesos con facturas falsas  desde la Dirección General de Materiales de Guerra e Industria Militar y aunque esa vez intervino la Auditoría Superior de la Federación, solo se sancionó a la empresa involucrada en la confabulación, pero no a los generales que fungieron como directores de Industria Militar en esos años.

En el caso de las 250 empresas fantasmas, la Sedena solo ha sancionado, con una suspensión de seis meses que ya concluyó, a cuatro militares: el jefe de la fábrica de cartuchos, un jefe del grupo de ingeniería de la fábrica de cartuchos, el jefe de la sección de planeación de la jefatura de adquisiciones y un integrante de la sección de contratos.

En la base de datos que le proporcionó el SAT,  El País también encontró 168 facturas falsas que amparan diversos servicios subcontratados por la Sedena durante la construcción de la barda, camino perimetral y pista seis del cancelado Nuevo Aeropuerto Internacional de México.

Pese a lo anterior, en la 4T, la Sedena está a cargo de la construcción del aeropuerto de Santa Lucía y participará en la edificación de dos tramos del Tren Maya, dos de las obras más emblemáticas del actual Gobierno.

El País puntualiza que los antecedentes de la Sedena como constructora no son buenos y se caracteriza por actuar con opacidad.

Aquí puede leer la investigación completa https://bit.ly/31qYsGc.

Siguenos

Twitter

Encuesta

El cuadro de Francisco I. Madero que intervinieron las inconformes que tienen tomadas las instalaciones de la CNDH, ¿a usted?

Suscribase a nuestro boletín

reciba las noticias más relevantes

Redes Sociales / Boletín de Noticias

Search