Director General: Feliciano Zapata                                                                                                                                                Gerente: Antonio González Martínez / Ciudad de México / Teléfono: 55 3994 3285

Twitter, territorio perdido para la democracia

La conversación sobre la masacre de Minatitlán demostró que en Twitter existe una confrontación entre grupos políticos antagónicos que deja fuera a los usuarios.
Redacción /Entérate México
Ciudad de México, 8 de junio de 2019

Una de las primeras crisis que sufrió el actual gobierno de la República fue el caso Minatitlán, un atentado donde 14 personas, incluido un bebé de un año, perdieron la vida. Uno de los terribles y, por desgracia, múltiples episodios de violencia que aquejan al país no sólo agitó la vida pública, también propició una serie de tendencias en las redes sociales.

De acuerdo con el estudio “México 2019: la disputa por la interpretación” de Signa Lab del ITESO, el hecho provocó un alud de comentarios en las redes sociales, particularmente en Twitter, donde se detectaron ciertas tendencias que podrían parecer sospechosas al hacer un análisis de sus comportamientos.

Durante los días posteriores al ataque, aparecieron una serie de hashtags que en su conjunto reunieron poco más de 210 mil interacciones. La opinión pública utilizó las redes sociales para condenar el hecho y fijar posturas al respecto.

Lo interesante del tema es que, si bien el ht #Minatitlán fue el que desató la conversación sobre el tema, fue el ht #AMLOElPuebloTeApoya el que reunió la mayor cantidad de menciones.

La masacre de Minatitlán se convirtió en un pretexto para denostar y ofender al gobierno del presidente López, pero, al mismo tiempo, para defender su gestión y golpear a diferentes blancos políticos. Todo durante la crisis.

El estudio reconoce dos tendencias que aparecieron durante el atentado. Por una parte, aparecieron grupos AntiAmlo, que criticaban duramente al gobierno y en particular al presidente; y también aparecieron tendencias a favor de la presidencia, organizados a partir de la autodenomidana #RedAMLOve.

Para cada tendencia se identificaron diferentes patrones de conducta. En la que el estudio denomina Zona AntiAMLO, es decir, el conjunto de tweets que criticaba al presidente, se detectó el comportamiento de cuentas que compartían o replicaban información de manera aislada, pero muy constante. Es decir, las cuentas participantes en los HT que criticaban al presidente casi no interactuaban con otras cuentas, aunque compartían contenidos y diferentes HT que trataban de poner en tendencia.

Por otra parte, la zona pro-AMLO mostró un comportamiento coordinado y semiautomatizado que previamente había sido descrito. En este caso, se trata de diversas cuentas que coordinan la acción digital, de tal forma que logran que una gran cantidad de usuarios o de cuentas que parecen serlo, coordinan contenidos y logran posicionar diferentes ht o bien organizar o contener ataques.

En ambos casos, se muestran acciones coordinadas de diferentes formas que tratan de posicionar diferentes ideas de carácter político, que logran convertir a Twitter en un campo de batalla en el que una persona que no tiene filiación política prácticamente no puede expresar opinión alguna.

Dichas acciones representan la pérdida de un territorio digital necesario para la democracia y herramienta importante para la libre expresión ciudadana. El asunto es que Twitter está a punto convertirse en un territorio en el que los usuarios ya no tienen cabida, ya que sólo podrán expresarse los grupos de poder que cuenten con los recursos y la infraestructura necesaria para hacerlo.

Con información de Forbes México.