Director General: Feliciano Zapata                                                                                                                                                Gerente: Antonio González Martínez / Ciudad de México / Teléfono: 55 3994 3285

Tabasco, tierra sin ley: gobierno se declara en quiebra, hospitales públicos no tienen ni jeringas y la delincuencia toma calles y fraccionamientos

Por Adalberto Magaña/ Especial
Villahermosa, Tabasco; 5 de diciembre de 2018

Los tabasqueños que en 2012 votaron en contra del PRI saben desde hace mucho que con el gobernador Arturo Núñez --un ex priista formado con Fernando Gutiérrez Barrios y Carlos Salinas de Gortari, pero que fue postulado con el apoyo de Andrés Manuel López Obrador por el PRD—les salió más caro el caldo que las albóndigas.

A la distancia de aquella elección en la que una amplia mayoría echó del poder al priismo, las cosas no sólo no cambiaron sino que están peor: el gobierno se declaró en quiebra, los hospitales públicos no tienen ni jeringas, los funcionarios se asignan millonarios recursos de fin de año y de sexenio, mientras que los trabajadores de la educación y del sector salud, así como de la universidad estatal, desquician las calles exigiendo el pago de salarios y prestaciones.

Las calles de Villahermosa, la capital de Tabasco, son hoy escenarios de protestas…o de asaltos. Este miércoles 5, mientras un grupo de delincuentes esposó a los guardias del fraccionamiento Hacienda Casa Blanca 2 para saquear viviendas y aparentemente secuestrar a una persona, unos 3 mil trabajadores tomaron las principales avenidas y desquician el tráfico en demanda que se les pague quincenas y se les garantice el aguinaldo, pero el gobernador Arturo Núñez ya bajó las cortinas y espera un “rescate” del gobierno federal porque las arcas estatales, se encuentran vacías desde hace seis meses.

Lo peor es la crisis en hospitales, donde la sociedad médica clama por auxilio a las autoridades federales y piden que la gente vaya y done medicamentos e incluso, jabón y cloro.   

Arturo Núñez señaló que el presupuesto para el primer año de gobierno del próximo gobernador, Adán Augusto Hernández, será de 51 mil millones de pesos, como si con decir eso se resolviese algo del desgarriate en que tiene inmerso a Tabasco, revela la revista Sucesos Tabasco.

Analistas locales sostienen que lo que no quiere Núñez es que se sepa que en el informe trimestral de la Evolución de las Finanzas de la Hacienda Pública Estatal, elaborado por la propia Secretaría de Planeación y Finanzas se expresa que la administración estatal mantiene un total de 3 mil 277 millones de pesos en el rubro “cuentas por pagar a corto plazo”, lo que incluye la deuda con proveedores de Tabasco que ya supera los 1, 360  millones de pesos.

También se deben pagar 210 millones de pesos a los contratistas de obra pública y 950 millones de pesos por cubrir en gastos de servicios personales, entre otros rubros. La deuda por servicios personales se refiere a nóminas ejecutivas, bonos de desempeño, vales de despensa, compensaciones, lista de raya y honorarios por servicios profesionales de las diferentes dependencias.