Director General: Feliciano Zapata                                                                                                                                                Gerente: Antonio González Martínez / Ciudad de México / Teléfono: 55 3994 3285

México ante las urnas

Creado: Miércoles, 13 Junio 2018 14:39

06132018 editorial elecciones 2018 int

Las cartas están tiradas sobre la mesa y como en el juego de azar, todos queremos ganar. Unos pensando por supuesto en sus intereses personales, pero la mayoría, creyendo que las cosas pueden cambiar y para bien en un país como el nuestro, que tiene todo para ser una potencia.

Pero ¿en serio las cartas sobre la mesa son las correctas? Todo indica que sí. Hay tres alternativas claras: una que ofrece la ruptura del régimen, destruir todo lo que se ha hecho y que encuentra inspiración no en el futuro, sino en el pasado, en las películas de Cantinflas, un México idílico que nunca fue.

Otra opción es la de una corriente plural donde se enlazan pensamientos e ideas de izquierda y de derecha, que parecen atinadas a nuestro tiempo, pero encabezada por un personaje bajo sospecha, cuya carrera meteórica generan dudas igual que su estilo de vida y sus ingresos económicos.

La otra opción es la que propone continuidad con cambios, haciendo énfasis en lo que ha fallado: seguridad, empleo, salud. La oferta económica de esta opción es la que menos altibajos y menos riesgo de crisis económica representa, porque recurre a la responsabilidad en el manejo de las finanzas, a diferencia de las otras dos opciones, que cree que el presupuesto público es infinito y que se puede prometer lo que sea.

Ahí están las tres cartas. Los mexicanos votaremos por una de ellas y sólo sabremos si nos equivocamos dentro de dos, tres o seis años. Para entonces puede ser muy tarde y el daño que nos propiciemos como país, puede llegar a ser incluso, irreversible. Por eso se necesita pensar bien y votar pensando no en que vamos a elegir un candidato, sino a un presidente, y que no por querer sacar a una mafia del poder, estemos abriendo las puertas para que se instalen otros ambiciosos.

El voto define el futuro. Decidamos bien.